miércoles, 13 de enero de 2016

TRIÁNGULOS DE PASTA FILO, QUESO FRESCO MAXORATA, TOMATES CHERRY Y ALBAHACA

Lola y Martín nos preparan un aperitivo muy crujiente y saludable.

Ingredientes:

Pasta filo (refrigerada)
Tomates cherry del sur de Tenerife
Queso fresco Maxorata, de Fuerteventura
Albahaca fresca
Sal en escamas
Aceite de oliva virgen
Sonrisas






CÓMO LO HICIMOS:


Cortamos el queso blanco en triángulos, los tomates cherry por la mitad, lavamos y deshojamos la albahaca.

La pasta filo refrigerada suele venir en rollos de unos 24/25 centímetros de ancho. Nosotros la hemos cortado por la mitad, y tenemos rectángulos de 12 centímetros de ancho.

Pintamos con aceite,  mantequilla, o ghee (mantequilla clarificada) ligeramente la pasta filo por la parte en la que vamos a colocar el relleno.

Colocamos el queso, una  hoja de albahaca, medio tomate cherry, sal y pimienta en la parte inferior izquierda del rectángulo y comenzamos a envolver el relleno en forma de triángulo hasta terminar la pasta filo, y así sucesivamente.






Precalentamos el horno, y horneamos nuestros triángulos a 220ºC durante 15 minutos, o hasta que tomen un bonito color dorado.


Colocamos en una bandeja, decoramos con perejil rizado, y acompañados con una ensalada o unas verduritas a la plancha y  salsa agridulce, tendremos un ligero y saludable almuerzo delicadamente crujiente y sabroso. 


COSITAS DE INTERÉS:

LA PASTA FILO, es una de las masas más fina, casi transparente, delicada y versátil. Los ingredientes de esta masa son muy básicos, harina, agua, grasa (aceite o mantequilla), y aunque es una masa sencilla su elaboración no es nada fácil, hay que estirarla hasta que queda una finísima capa casi transparente. Es una masa muy delicada y mimosa que se seca rápidamente al contacto con el aire. 

Tras el horneado sorprende la sutileza de su sabor y la delicadeza del crujiente. 

Esta pasta se emplea tanto en elaboraciones dulces o saladas, una de las más conocidas es el baklava, un delicado  dulce en el que las láminas de pasta filo se pintan mantequilla, se rellenan con pistachos y se bañan con almíbar y miel. Una delicia. 

La pasta filo tiene su origen en La Península de Anatolia. La masa filo se ha utilizado en todos los países del antiguo Imperio Otomano, Medio Oriente, y todos los Balcanes, incluyendo a Grecia, Bulgaria, Albania, Bosnia, Rumanía, Servia, y todo el Magreb.

Haremos más recetas con esta masa, en casa nos encanta, y las compartiremos aquí.